//La sabiduría de Salomón

La sabiduría de Salomón

A lo largo del tiempo, los sabios, profetas y sabios han dado a las culturas del mundo el don de su sabiduría. Cuando pensamos en la sabiduría, naturalmente pensamos en pensadores como Platón, Aristóteles y Marco Aurelio. Pensamos en las fuentes, como el confucianismo, el budismo y el judaísmo. Pero la pregunta más conmovedora que podemos hacer es simplemente esta: ¿de dónde vino?

Como en todos los elementos de la vida, materiales e inmateriales, hay una fuente. Nada tiene su origen en nada, y la sabiduría no es la excepción. Entonces, ¿de dónde vino la TI y cuál fue la fuente original?

El concepto de Dios y nuestra comprensión de ese concepto es la base sobre la cual descansa toda comprensión humana. Si uno se da cuenta de que la fuente de todo es Dios mismo, entonces es lógico pensar que todo debe fluir necesariamente de Dios y ser una emanación de Dios. La sabiduría, como todas las demás cosas, vino por lo tanto de Dios.

En el libro de 2da Crónicas de la Biblia, se nos dice que Dios ofreció un deseo al rey de su pueblo. Era similar al proverbial deseo de “genio en una botella”; lo que quisiera, podría haberlo hecho. Este joven rey, aunque podía tener todo lo que podía imaginar, pidió una condición de su propia mente, una comprensión única de la vida … la verdadera sabiduría de Dios mismo.

Al final resultó que, eso es exactamente lo que consiguió. Sabiduría. Por primera y única vez en la historia, a un simple mortal se le dio sabiduría eterna directamente de la fuente. Poco después, el rey reveló la prueba de su maravilloso don en la construcción de un reino de tal riqueza y magnitud como el mundo nunca había conocido. Luego escribió sus pensamientos de sabiduría en los libros de Proverbios, Eclesiastés, Salmos y el Cantar de los Cantares. Y el mundo nunca ha sido el mismo desde entonces.

Deseo fervientemente comunicar la sabiduría con la que este rey bendijo al mundo, y volveré mi atención a la sabiduría de Salomón, revelada en su sagaz trabajo, Eclesiastés. En esta serie de proverbios, el sabio Rey Salomón explora el tema del mayor interés de la humanidad: el significado de la vida.

Sorprendentemente corto, deliciosamente conmovedor, Eclesiastés aborda los problemas que le dan sabor a la vida. Riquezas, pobreza, caridad, avaricia. Matrimonio, adulterio, hijos, divorcio. Placer, trabajo, logro, pereza. Sabiduría, opresión, necedad y juicio. Cada aspecto de la existencia humana en cada cultura y gente del mundo encuentra comentarios sabios en este poderoso libro. Y la sabiduría lo lleva a uno sobre el arqueo de la calidad esencial: es atemporal.

Si necesitáramos comprender el funcionamiento interno de un motor altamente refinado, consultaríamos al diseñador, el que orquestó el plan y el ensamblaje del motor. Del mismo modo, si deseáramos aprender sobre el cerebro humano, encontraríamos nuestras respuestas con un neurocirujano, uno que había dedicado miles de horas a su estudio.

Entonces se deduce que, si aspiramos a comprender el significado de la vida humana, buscaríamos el consejo de la autoridad sobre la vida, la que había experimentado el pináculo de la riqueza y el poder y poseía sabiduría y comprensión más allá de cualquier mortal. Esa autoridad es el Rey Salomón, y Eclesiastés es la sabiduría de Salomón.

Salomón se jactó de mayores riquezas que cualquier hombre, la extravagancia de su morada sin igual. Él gobernó el conocido mundo oriental, su magnificencia tan grandes adversarios voluntariamente rindió homenaje a su trono.

Los reyes y reinas de los confines más lejanos del mundo atravesaron continentes y océanos solo para escuchar su consejo, tan vasta era su sabiduría y su intelecto tan amplio. Y ahora, como era cierto para las personas hace miles de años, tenemos el privilegio de descubrir estas verdades. No hay una meta más alta, un destino más elevado que conocer la verdadera sabiduría.